La curiosidad nunca mató al científico

De nuevo les traigo más noticias sobre el humano sensórico del que hablaba en el artículo sobre los biosensores implantables. Y es que es un tema en el que se está investigando mucho y tendremos resultados muy pronto. Hace unos años nadie pensaba que íbamos a llevar tantos sensores con nosotros, y ahora cualquier teléfono inteligente tiene varios, como el GPS, de luminosidad o el sensor magnético, todos ellos sensores físicos. El próximo paso estará en llevar con nosotros sensores químicos, sensores químicos vestibles.

Los últimos avances en sensores electroquímicos nos llevan a novedosas metodologías de fabricación  y mejoras en las técnicas de análisis que posicionan a los sensores electroquímicos en la primera posición para ser los próximos sensores vestibles. Estos sensores son capaces de ofrecer información sobre diferentes factores en tiempo real, con especial relevancia, información sobre la salud de la persona que lleva el sensor, pero también información sobre el entorno, como la contaminación que le rodea o si existe alguna clase de peligro químico.

El primer cambio importante a considerar en cuanto a los sensores electroquímicos convencionales consiste en los diferentes sustratos en los que estos sensores se imprimen. Para que puedan ser llevados por los usuarios, los sustratos tienen que ser flexibles, ya que tanto nuestro cuerpo como la ropa que llevamos no poseen una conformación plana ni rígida. Por tanto, los sensores vestibles deben funcionar correctamente incluso en condiciones de deformación o movimiento, a la vez que estos sensores deben tener una especial robustez.

La versatilidad de las técnicas de fabricación de películas gruesas permite la realización de diferentes geometrías de los electrodos que pueden satisfacer los requerimientos de los dispositivos vestibles. Entre las tecnologías para hacer estos dispositivos se encuentran el serigrafiado (screen-printing) y la transferencia por sello (stamp transfer). La segunda es una alternativa que puede ser utilizada en superficies no planas, característica que no cumple el serigrafiado. Las tintas que se utilizan en estas tecnologías pueden ser de diferentes materiales, como carbono, oro o platino y pueden estar modificadas con otras sustancias que permitan una alta selectividad en el análisis de diferentes componentes, como por ejemplo, enzimas.

Técnica del stamp transfer para fabricación de sensores electroquímicos

Técnica del stamp transfer para fabricación de sensores electroquímicos

Entre los principales materiales que se utilizan para el desarrollo de sensores electroquímicos flexibles se encuentran las poliimidas, el naftalato de polietileno, el tereftalato de polietileno y el Teflón. Estos materiales permiten que los sensores funcionen correctamente incluso encontrándose deformados con un radio de curvatura extremadamente pequeño.

Sensores electroquímicos flexibles

Sensores electroquímicos flexibles

Algunas de las sustancias analizadas correctamente hasta ahora con estos sensores flexibles son ferrocianuro, trinitrotolueno (TNT), nitronaftaleno (NN), e incluso se han desarrollado biosensores de glucosa flexibles. Dentro de esta categoría de sensores destaca un biosensor flexible desarrollado por el grupo de Wang et al. para su inserción en el conducto lacrimal y monitorizar diferentes biomarcadores como norepinefrina, dopamina y glucosa en las lágrimas.

Por tanto, se ha demostrado que estos sensores flexibles son una buena opción para convertirse en sensores vestibles ya que no tienen un funcionamiento diferente cuando están sometidos a deformación o tensión mecánica.

Dentro del grupo de los sensores vestibles destacan, pues, los sensores que pueden ser llevados en la ropa, teniendo como sustrato diferentes materiales textiles. Los sensores que se disponen en estos materiales también tienen que sobrevivir a deformaciones, incluyendo estiramientos. Otra de las características ideales de estos sensores es que no deben influir en la rutina diaria del usuario.

Estos sensores permiten el análisis de sustancias que se encuentran en la transpiración o el sudor. Dentro de este conjunto de sensores se han desarrollado unos calzoncillos con electrodos de carbono que permiten obtener información fisiológica del usuario. Los calzoncillos poseen un contacto íntimo (nunca mejor dicho) con la piel y por tanto, permite la monitorización de diferentes sustancias del organismo con el paradigma de llévalos-y-olvídate. Por tanto estos calzoncillos con sensores electroquímicos son un ejemplo importante de lo que nos podemos encontrar en la ropa del futuro.

Calzoncillos sensóricos

Calzoncillos con electrodos de carbono y su respuesta al NADH

No necesariamente estos sensores llevados en la ropa sólo pueden servir para determinar sustancias fisiológicas, sino que podrían usarse para analizar el entorno del usuario en materia de seguridad. Dentro de este grupo, se ha desarrollado un sensor sobre Gore-TEX que permite la detección de explosivos como el 2,4-dinitrotolueno (DNT) y el TNT, tanto en fase líquida como fase gaseosa.

Sensor vestible sobre Gore-TEX

Sensor vestible sobre Gore-TEX

Ropa sumergible fueron otras de las prendas en las que se ha implementado un sensor vestible, en este caso el material es neopreno. Además, este sensor fue integrado con un potenciostato encapsulado, con lo que permite tener una indicación en tiempo real si determinados contaminantes del agua están por encima de un nivel. Esta prenda podría ser usada por buceadores o surferos que sean alarmados si el agua en el que se encuentran presenta peligro para la salud.

Sistema electrónico del sensor sobre neopreno

Sistema electrónico del sensor sobre neopreno

Un paso más de integración de los sensores con el organismo son los sensores “tatuables, los cuales se transfieren a la piel como si fueran tatuajes temporales.

Sensores electroquímicos tatuables

Diferentes estilos de sensores electroquímicos tatuables

El análisis de sustancias químicas que se encuentren en la superficie de la piel puede proporcionar información relevante sobre la salud del usuario y su exposición a diferentes contaminantes que residan en su entorno local. Estos sensores tatuables han sido utilizados para la detección de sustancias fisiológicas como ácido ascórbico (vitamina C) y ácido úrico, y también para la detección de TNT en el ambiente. Asimismo, tras el lavado de la piel con jabón, el sensor funciona sin problemas.

Incluso con el progreso que se ha conseguido en el campo de los sensores vestibles, la integración de la electrónica, la fuente de energía y la habilidad para comunicarse mediante tecnología wireless siguen siendo los mayores retos que se han de afrontar para que la implantación en la sociedad de estos dispositivos pueda ser una realidad. Mucho trabajo queda por hacer para mejorar las capacidades de estos dispositivos y que los usuarios puedan recibir el estado de su salud en tiempo real directamente en su ordenador o teléfono móvil.

Continuando con la innovación y consiguiendo eliminar estas barreras tecnológicas, los sensores electroquímicos vestibles jugarán un papel muy importante en el futuro hombre sensórico.

Este post participa en la XVII Edición del Carnaval de Química, alojado en el blog Un Geólogo en apuros

ResearchBlogging.orgJoshua Ray Windmiller, & Joseph Wang (2012). Wearable Electrochemical Sensors and Biosensors: A Review Electroanalysis, 24 DOI: 10.1002/elan.201200349

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: